Modelo Educativo Misión XXI

El mundo está cambiando a un ritmo tan acelerado que rebasa la capacidad de las instituciones y de los individuos para sumarse a esta corriente de transformaciones y los amenaza con dejarlos al margen del progreso. Las instituciones educativas pueden enfrentar los retos que conlleva el cambio de diversas maneras:
a) asumiendo una posición pasiva,
b) adaptándose a las nuevas condiciones en un plano meramente formal, o,
c) insertándose críticamente en el proceso.

Ante esta situación, las instituciones educativas están llevando a cabo modificaciones en sus procesos de planeación, organización académica y evaluación curricular, con el propósito de adecuarse críticamente a las demandas que imponen las actuales circunstancias signadas por un rápido avance del conocimiento y por el papel estratégico que éste tiene para impulsar el desarrollo social y enfrentar los retos que imponen los cambios que se están generando a nivel mundial y que obligan a replantear el sentido y la orientación que deberá tener la educación en general, y en particular, la formación de profesionales.

Para responder a esta situación diversos organismos oficiales, asociaciones científicas, culturales y las propias instituciones educativas, han acordado políticas de planeación tendientes a promover una superación académica permanente que permita asegurar un nivel de calidad más satisfactorio en todo el sistema educativo del país y que al mismo tiempo sea competitivo en el plano internacional.

Las nuevas circunstancias hacen necesario que las instituciones tomen la iniciativa y se aboquen a la tarea de evaluar el nivel de calidad de sus procesos y prácticas educativas: sus modelos de organización académica, formas de participación colegiada, innovaciones curriculares, el uso de nuevas tecnologías y su aplicación en los métodos de enseñanza y las nuevas formas de relación entre los diversos agentes de la educación.

A lo anteriormente anotado habría que agregar que nuestras instituciones educativas se desarrollan en medio de una sociedad cada vez más informada y dispuesta a ejercer su derecho a participar más activamente en el rumbo que debe tomar la educación y a evaluar la pertinencia de estos servicios. En el corto plazo, esa misma sociedad, podrá exigir un rendimiento de cuentas por medio de organismos de evaluación externa que podrán acreditar su desempeño y calidad.

Descarga el MODELO EDUCATIVO MISIÓN XXI
http://www.odontologiauat.com/files/Mision_XXI.pdf
La Generación del Conocimiento con Valores